Haciendo que 2013 sea mi año

Hace unos meses decidí abandonar la empresa en la que estaba trabajando. ¿Las razones?, son muchas pero principalmente estaba impulsado por un deseo vital de volver a coger las riendas de mi vida. Aquello se había convertido en una cuestión de salud mental. No me arrepiento. Desde hacía mucho tiempo mi cuerpo me estaba pidiendo emprender, ponerme a prueba, demostrarme a mí mismo que soy capaz de hacerlo. En esas estoy…

Lo primero que hice  al marcharme de la empresa fue disfrutar de un breve tiempo de “desintoxicación” que considero necesario para retomar fuerzas, consolidar la idea emprendedora y organizar un plan de acción y, como no puede ser menos, disfrutar de mi, de los míos y de mis aficiones. Antes de nada el objetivo era reforzar en mi mente la idea de que el estar parado no es más que un estado, una situación meramente burocrática. Como siempre digo, “estoy en paro pero no estoy parado”. Rápidamente quise poner en marcha mi aventura emprendedora y me instalé en un pequeño estudio en Vélez-Málaga, acondicionándolo a mi gusto, de tal modo que ya lo considero mi oficina de trabajo. No puedo trabajar en casa, caigo inmediatamente en lo que se ha dado por llamar la procrastinación. De este modo, en mi despachito, me siento en un entorno adecuado que facilita mi concentración, marcándome unas rutinas que poco a poco he ido consolidando, llegando, hoy por hoy, a dedicarle al menos 8 horas diarias.

Este hecho me está reportando una seguridad en mí mismo y una motivación personal indescriptibles, que unidas a la facilidad de poder conciliar mi tiempo con mi vida personal (el Colegio de mis hijos está a dos pasos), hacen que disfrute de cada momento como hace tiempo que no hacía. Ahora tan “sólo” falta que esta nueva situación nos dé de comer (qué fácil es escribirlo…).

El primer paso está dado, pero os confieso que muchos días me levanto con el miedo, lógico por otra parte, de pensar que el “paro” no dura eternamente, y que si no saco el proyecto adelante, me tendré que buscar la vida de otra manera para poder sacar adelante a mi familia. No obstante ese miedo lo estoy sabiendo canalizar y convertirlo en un resorte que hace que cada día le dedique con pasión mi tiempo a mi idea emprendedora. Mi sentido común tiene clara un par de ideas: pasión y constancia, como aspectos claves para conseguir logros, es una cuestión de actitud, como así he podido constatar en los foros, encuentros, charlas y cursos a los que he acudido desde que estoy desempleado, escuchando experiencias ajenas.

Tengo el firme objetivo de que este tiene que ser mi año, ya os contaré.

Anuncios

Autor: Antonio Guerra

Consultor de #RRHH y Empresas en @talento_local, Conocimiento, Desarrollo, PERSONAS

4 comentarios en “Haciendo que 2013 sea mi año”

  1. Enhorabuena de corazón Antonio, conociendo tu calidad profesional y humana está claro que conseguirás lo que te propongas.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Ánimo Antonio! Soy de la opinión de que “una retirada a tiempo, es una victoria” y yo creo que ya estás ganando. Tú mismo lo reflejas en tu escrito. Ahora estás sembrando y seguro que más adelante recoges algo muy bueno. Sigue adelante, mirando al frente y vuelca toda tu energía positiva en el proyecto.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s