Nuestros jóvenes

Jóvenes resignados

La semana pasada tuve la oportunidad de dar una charla en un instituto sobre estrategia de búsqueda de empleo y preparación del currículum a chavales de entre 16 y 18 años.

En esas edades tienen otras preocupaciones lógicas de la adolescencia y que sin duda deben vivir y sentir para conformar su personalidad y madurar. Sin embargo percibo que esta generación se ha encontrado con un escenario mucho más complicado que el que me tocó vivir a mí a su edad, hace ya 20 años. No sólo me refiero a la situación económica y de desempleo si no también a la pérdida de ciertos valores, sobre todo aquellos que apelan al amor propio y espíritu de superación y, en definitiva, los que te permiten que te pongas en valor. No voy a entrar a profundizar en los factores que han llevado a la pérdida de esos valores pues son muchos y me llevaría mucho tiempo, tan sólo quiero centrarme en la realidad que vi aquella mañana.

Esta generación, que tomará los mandos de la Sociedad dentro de unos 20 años, está perdida y muy poco estimulada, están rendidos ante la realidad y no tienen intención de hacer nada para remediarlo. Por otro lado creo que no les corresponde a ellos, al menos de momento. Es una generación muy poco escuchada, además de ser una generación muy abandonada a su suerte. Cuando acaben el instituto y se encuentren en la calle les llamaremos “Ni-Nis”  y les haremos responsables de su desidia cuando ni siquiera hemos sido capaces de dotarles de un entorno en donde puedan demostrar sus aptitudes y desarrollarse como personas y profesionales. Ante este escenario, te encuentras con unos chavales que lejos de querer comerse el mundo y demostrar, como debiera ser a su edad, sólo quieren divertirse y no hacer nada que suponga un esfuerzo ante la cruda realidad que les rodea, hasta tal punto que ven casi imposible crecer y prosperar, pensando en que hagan lo que hagan, estudien lo que estudien, nunca encontrarán empleo y, si lo hacen, éste no les aportará más que unos meses de experiencia y, si se da, un poco de dinero para sus fines de semana y sus móviles de última generación. Claro que hay excepciones, como siempre, pero este es el pulso general que tomé aquel día.

Por otro lado están viendo, cosa que me aterra, y gracias a la televisión en mayor medida, que no es necesario esfuerzo para triunfar y convertirse en ídolos (no necesito dar nombres), y perciben a un Rafa Nadal, por ejemplo, como un bicho raro que se tortura constantemente para lograr éxitos, y aun así no siempre gana. En definitiva, les noto perdidos y desmotivados.

Por otro lado, no quiero ser demasiado negativo, pues cuando les “tocas” de manera individual, valores y principios de antaño y de siempre, cuando les haces ver en qué contextos han demostrado su valía y determinadas competencias y en qué contextos podrían demostrarlas y desarrollarlas, dan un respingo sobre su silla y empiezan a interesarse por lo que  les comentas, y notas como perciben y se dan cuenta de que realmente valen, que pueden hacer algo importante. Es entonces cuando ven que pueden ponerse en valor.

Ellos no quieren falsas promesas y todo teorías. Quieren utilidad, quieren resultados, y algo o alguien que les sirva como un resorte. Se tienen que dar cuenta que pueden conseguir pequeños logros y que, con el tiempo y mucha constancia, esos pequeños logros pueden transcender en éxitos, pero para ello deben saber quiénes son, saber quiénes quieren ser y saber a dónde quieren llegar. A partir de ahí necesitan personas inspiradoras, padres, profesores y personas de su entorno, que les ayude a encontrarse a sí mismos y a ponerse en valor. Han aprendido teoría, han aprendido qué cosas se hacen y qué cosas se pueden hacer, pero no han visto o no han aprendido cómo lo pueden hacer ellos, cada uno de ellos. Ver el cómo hacer las cosas les hace percibirlas como posibles y, por tanto, verlas cercanas. Les ayudan a darse cuenta de sus virtudes y de sus aspectos de mejora y, en función de eso, pueden ver qué son capaces de hacer y pueden ponerse en acción.

Más allá de cuestiones teóricas, siempre necesarias, necesitan reafirmar sus valores individuales, verlos en funcionamiento y en su aplicación diaria. Necesitan creer y necesitan ver resultados a corto plazo. En esa edad se tiene un concepto de utilidad de las cosas muy cortoplacista, lo que no les sirva de inmediato, les aburre y lo abandonan.

Anuncios

Autor: Antonio Guerra

Consultor de #RRHH y Empresas en @talento_local, Conocimiento, Desarrollo, PERSONAS

6 comentarios en “Nuestros jóvenes”

  1. Magnífico artículo Antonio. Aportas una visión realista pero positiva de nuestros jóvenes, de quiénes, como tan bien destacas, van a regir la sociedad de aquí a un rato. ¡¡Qué fácil crear estereotipos para ocultar nuestras vergüenzas¡¡¡

    Me gusta

  2. La apatía es la peor de las enfermedades que se puede sufrir, y es normal que la juventud se rebele, pese a estar tan inmersos en ella, ante un atisbo de oportunidad: es algo instintivo que no depende totalmente del condicionamiento y el entorno sino que está dentro nuestro, supongo que por eso el ser humano aún no se ha extinguido y estamos donde estamos.
    Afortunadamente, tenemos ese instinto, ahora la pregunta que deberíamos formularnos pienso que podría ser: ¿vamos a estar allí, con ellos, ayudándoles a enfocar su vida y su futuro y creciendo con ellos, o vamos a dejar las cosas como están, a dejar que se salven ellos (si pueden) y si reaccionan que lo hagan como y hacia donde les de en gana, sin tener nuestro apoyo y, lo que es peor, teniendo el de desaprensivos que lo único que busquen sea su propio beneficio?

    Me gusta

    1. Muy buena la pregunta que planteas Ignacio, es ahí donde está la clave. Si no afrontamos el problema desde edades tempranas difícilmente lo haremos cuando tengan 30 años, y luego hablaremos de nuevo de “generación perdida”.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s