Pequeñas cosas

Tu momento
Tu momento

Desde luego que sí.

Muchas veces olvidamos que son los pequeños detalles los que nos aportan la sensación de felicidad. Nos dejamos llevar por las “preocupaciones” del día a día, la mayoría de ellas provenientes bien del trabajo, o bien de la búsqueda del mismo, o bien de otras obligaciones y de todo aquello que nos genera tensión en mayor o menor medida, de tal manera que dejamos de lado aquello que nos aporta bienestar y energía para seguir adelante. Basamos la vida como una lucha por encontrar la felicidad sólo a través de estas cuestiones que nos generan tensión, y no caemos en que son los pequeños momentos de bienestar los que nos alimenta el alma, los que nos reconforta con nosotros mismos, los que nos aportan la energía necesaria para seguir en la brecha, los pilares sobre los que se sustenta tu vida, las fuentes de donde emergen tus valores, los que te hacen ser tú y forman parte de ti. Lo mejor de todo es que estos momentos de bienestar y felicidad están por sí mismos en muchos de los casos y no es necesario luchar por ellos sino simplemente dedicarles el tiempo y la atención necesarias: jugar con tu hijo, escuchar tu música favorita, leer o simplemente observar, estar sólo si quieres… son cosas que están ahí, a tu disposición, acompañándote, invitándote a cuando quieras detenerte en ellas. No es necesario que te partas el alma para disfrutarlas, las tienes y ya está. Pero no las vemos.

Lo más grave es que hay mucha gente, con tal grado de “contaminación de lo rutinario”, que no sólo los olvida a menudo, sino que ya no son conscientes de la existencia de estos pequeños detalles y momentos.  Basan su vida en la lucha diaria para la consecución de estos momentos que ya podrían disfrutar, sin darse cuenta de que no todo es trabajo y obligaciones. Se han olvidado de trabajar en sí mismos. No “ven” a sus hijos crecer, no conversan con sus amigos o conviven con su pareja, no disfrutan de lo que les gusta, es más, no se acuerdan de lo que les gusta. En definitiva, han dejado de conocerse.

Mientras estemos vivos debemos disfrutar de estos momentos, de estas “pequeñas cosas”. Estar vivo y sentir la vida es lo que realmente nos debe preocupar, si no te pasarás la vida luchando por “grandes cosas”, dejando de lado las “pequeñas cosas”, que son las que realmente pueden hacer que tu vida sea GRANDE. Los romanos lo llamaban “CARPE DIEM” que quiere decir “aprovecha el momento”, ¿conoces tus momentos?

Anuncios

Autor: Antonio Guerra

Consultor de #RRHH y Empresas en @talento_local, Conocimiento, Desarrollo, PERSONAS

3 comentarios en “Pequeñas cosas”

  1. Sin duda son esas pequeñas cosas las que nos hacen conocer la felicidad y para disfrutar de ellas lo único que tenemos que hacer es estar presentes, aquí y ahora, cada instante de nuestra vida es un regalo cuando lo vivimos con presencia y no lo contagiamos con nuestros pensamientos, con lo que pasó y lo que pasará. Gracias Antonio, me encantó tu post.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s