“Evangelizar” los Recursos Humanos

Recursos Humanos
Recursos Humanos

Hace más de dos años decidí romper con todo y hacer mi propio camino profesional. Desde entonces siempre comento la misma reflexión a toda persona que me encuentro y me pregunta sobre mi proyecto: “Siempre he trabajado en lo que me gusta y apasiona, pero ahora puedo hacerlo como yo entiendo que debe hacerse”. Quizás venda menos, no lo sé, pero esto es en lo que creo:

Durante mi trayectoria profesional en Departamentos de RR.HH. de diferentes empresas me he encontrado con profesionales del campo con diferentes puntos de vista a la hora de gestionar el departamento de las PERSONAS, desde el clásico “ordeno y mando” hasta la gestión que yo denomino de “Champions League”, en la que se hacía un verdadero desarrollo de los profesionales y el departamento participaba activamente en la estrategia empresarial (como debe ser), pasando por la gestión de cara a la galería, es decir, vender unas conductas hacia la gestión de los empleados que a la hora de la verdad eran incapaces de llevar a cabo, bien porque no se sabía cómo, bien porque realmente constituía un argumento más de venta hacia el exterior, o bien porque simplemente no querían hacerlo.

De todo he aprendido, de lo que se debe y no se debe hacer, pero es que lo mejor de todo es que ahora puedo aplicar mi “sello personal” en todas las acciones y proyectos que emprendo. Puedo tomar mis propias decisiones, equivocadas algunas veces y acertadas otras, pero siempre con el mismo objetivo, el desarrollo de la PERSONA, y con el mismo pilar, el sentido común.

A mi entender, todo profesional de Recursos Humanos, todo profesional cuyo trabajo repercuta en la PERSONA, ya sea coach, orientador, gestor laboral, formador, reclutador, etc…, ha de tener una orientación plena hacia la misma, de modo vocacional, actuando como un agente facilitador en cualquier aspecto de la gestión, ya sea desde la elaboración de una nómina hasta el diseño de un curso, pasando por la gestión completa de un proceso de selección entre otras acciones de desarrollo profesional. Para mí, alguien sin esa sensibilidad, no es un perfil adecuado para nuestra querida, sufrida y nunca convenientemente valorada profesión.

Compañeros, debemos dignificar nuestra profesión, debemos ponerla en valor en nuestra empresa si trabajamos por cuenta ajena, pero también en nuestro Mercado si somos empresarios. Basta ya de trabajar en torno a “Cartas para los Reyes Magos”, basta ya de buscar perfiles que no existen, ajustando la búsqueda a aspectos ajenos a la personalidad, a la actitud, al “cómo haces las cosas”, al interior de las personas. Basta ya de diseñar cursos que no aportan nada y no hacen trabajar interiormente, ni reflexionar, ni dotar de pensamientos críticos y creativos a los asistentes, ni motivarles al cambio y a la acción. Basta ya de hacer evaluaciones del desempeño que se realizan como quinielas, sin objetividad ninguna y siempre orientadas al salario. Basta ya de encuestas de clima de cuyos resultados no se ejecutan planes de acción, de hacerlas por hacerlas. Basta ya de tener un Departamento de Recursos Humanos que hace de todo menos eso, Recursos Humanos. Basta ya de buscar nuevas denominaciones al departamento si en el fondo seguimos haciendo lo mismo. Basta ya que sólo el departamento de Recursos Humanos haga las labores propias de Recursos Humanos. Todos somos Recursos Humanos y todos debemos saber comunicar, desarrollar, motivar, formar, ayudar, escuchar, gestionar, apoyar, corregir, acompañar, liderar…. desde el Jefe supremo hasta el “último mono”. Basta ya de palabras y vayamos a hechos, demos profundidad, calado y trasfondo a nuestra labor, y transmitámoslo así a todos nuestros interlocutores.

Es hora de que los profesionales de Recursos Humanos tomemos las riendas de nuestra profesión, de que creemos una tendencia, de que empecemos a “evangelizar” y educar a clientes, internos y externos, presentes y futuros, de que se den cuenta de que todo parte de la PERSONA, y todo debe hacer por y para la PERSONA y de que no todo vale, y mucho menos aquello que es vacío y no sirve al desarrollo, crecimiento y aprendizaje. Digámosles cómo deben hacerse las cosas en nuestro campo, y no digamos sí a todo, porque al final lo pagamos nosotros y, lo que es peor, los interesados, nuestra “materia prima”, que son las PERSONAS (empleados, candidatos, asistentes…). La Visión de Negocio de verdad, la global y a largo plazo, no es viable si la apuesta no empieza por las PERSONAS que nos rodean, en cualquier entorno, proyecto o empresa.

Anuncios

Autor: Antonio Guerra

Consultor de #RRHH y Empresas en @talento_local, Conocimiento, Desarrollo, PERSONAS

3 comentarios en ““Evangelizar” los Recursos Humanos”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s